Saltear Contenido

Cómo mejoraremos la salud de nuestro planeta

Publicado:

Tiempo de lectura promedio : 5 Minutos

Hoy presentamos una nueva serie de medidas y compromisos ambiciosos para luchar contra el cambio climático, proteger y regenerar la naturaleza, y conservar los recursos naturales para las generaciones futuras.

Forest river

Hace cinco meses, la mayoría de las personas ni siquiera sabían lo que era la COVID-19. Pero casi de la noche a la mañana, toda la atención se centró en esta enfermedad invisible, aunque mortal. Y con razón. Las vidas de las personas estaban (y están) en riesgo.

Con ello, se desvió la atención que se prestaba a una amenaza mucho más importante y constante para las personas y el planeta: la crisis climática y de la naturaleza.

Es por ello que todos debemos redoblar los esfuerzos. Porque, si bien el tiempo no está de nuestro lado, actualmente tenemos una buena oportunidad para actuar.

Por esa razón, hoy presentamos un nuevo conjunto de medidas y compromisos diseñados para mejorar la salud del planeta:

Ice capped mountains sit behind a lake. The reflection of the mountains is mirrored in the lake

Photo by Unilever employee, Ina Blatt

Somos aún más audaces para poder llegar aún más lejos

Se nos reconoce por proponernos planes ambiciosos. El mes pasado, celebramos los diez años de la creación de nuestro Plan de Vida Sustentable. Gracias a ese plan, hemos aprendido muchísimo sobre lo que funciona y lo que no.

Y el año pasado, anunciamos objetivos audaces para mantener el plástico en la economía circular (donde se reutiliza, se recicla o se usa como abono) y evitar que vuelva al medioambiente.

Nuestros compromisos nuevos son el paso siguiente. Y van mucho más allá de lo que nunca antes hemos alcanzado.

“Si bien el mundo entero lucha actualmente contra los devastadores efectos de la pandemia de COVID-19 y contra graves problemas de desigualdad, no podemos olvidar que la crisis climática sigue siendo una amenaza para todos nosotros”, expresa Alan Jope, director ejecutivo de Unilever. “El cambio climático, el deterioro de la naturaleza, el agotamiento de la biodiversidad, la escasez de agua... son todos temas interconectados y debemos abordarlos a todos en simultáneo.

“Para ello, debemos reconocer que la crisis climática no es únicamente una emergencia medioambiental sino que, además, tiene un enorme impacto en la vida y los medios de vida de las personas. En consecuencia, tenemos la responsabilidad de ayudar a hacerle frente a la crisis, como empresa y a través de acciones directas por parte de nuestras marcas”.

Cómo afrontamos la emergencia climática

Mantendremos nuestros objetivos científicos existentes. Es decir que, para el año 2030, nuestras operaciones no generarán emisiones de carbono y la huella de GEI de nuestros productos en toda su cadena de valor se habrá reducido a la mitad.

Dada la magnitud de la crisis climática, nos hemos propuesto un compromiso adicional: alcanzar la huella de carbono cero para todos nuestros productos (desde el abastecimiento de los materiales que usamos hasta el punto de venta de nuestros productos) para el año 2039. Así nos adelantamos 11 años al Acuerdo de París, cuyo plazo límite es el año 2050.

Para poder alcanzar este ambicioso objetivo de descarbonización se necesita, además, contar con un nivel de transparencia en toda la cadena de valor que actualmente no existe. En nuestro recorrido hacia la huella de carbono cero, nuestra intención es comunicar la huella de carbono de cada producto que vendemos.

Photo by Unilever employee, Beatriz Slikta

Protección de los bosques

Para afrontar eficazmente la crisis climática, también debemos proteger los ecosistemas con alto contenido de carbono, como los bosques, las turberas y las selvas tropicales, que son fundamentales para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

Durante más de una década, hemos estado encaminando la industria hacia prácticas de abastecimiento sustentable, y nuestros productos prioritarios relacionados con los bosques han sido certificados como obtenidos de manera sustentable de conformidad con estándares reconocidos a nivel mundial.

No obstante, creemos que para poner fin a la deforestación, debemos exigirnos estándares aún más altos. Y es por ello que nos hemos comprometido a tener una cadena de suministro libre de deforestación para el año 2023.

Además, trabajaremos en conjunto con la industria, las organizaciones no gubernamentales y las entidades gubernamentales para proteger otras áreas importantes de gran valor de conservación y con grandes reservas de carbono (áreas que extraen el carbono de la atmósfera y lo almacenan), que se encuentran ante la amenaza de convertirse en tierras cultivables. Sin protección, existe la posibilidad de que los hábitats naturales sufran un impacto devastador.

Photo by Unilever employee, Attaporn Somboon

Regeneración de la naturaleza

También nos hemos propuesto ayudar a regenerar la naturaleza y preservar los recursos naturales de la tierra para las generaciones futuras.

Muchos años de trabajo con los más altos estándares de agricultura sustentable nos han permitido proteger los bosques y la biodiversidad, estabilizar el agotamiento del suelo y preservar la calidad del agua. Sin embargo, no alcanza con proteger y preservar. Además, necesitamos promover prácticas de agricultura regenerativa que pongan énfasis en la restauración del estado de los suelos, la conservación del agua y el acceso a ella, de modo que aumenten activamente la biodiversidad local y regeneren los bosques y otros paisajes fundamentales para el carbono.

Entre las iniciativas que fomentaremos se incluyen garantizar los derechos legales a la tierra, programas de capacitación agronómica, acceso al financiamiento e inclusión financiera, y desarrollo de prácticas restaurativas. Este enfoque integrado mejorará los medios de vida de los pequeños agricultores.

Asimismo, presentaremos un nuevo Código de agricultura regenerativa para todos nuestros proveedores. En él se incluirán detalles sobre las prácticas agrícolas que permiten reconstruir los recursos fundamentales: el suelo, el agua y la biodiversidad. Al igual que nuestro Código de agricultura sustentable, este nuevo Código estará disponible para todas las organizaciones que lo consideren útil, y con él esperamos poder promover cambios en toda la industria.

Photo by Unilever employee, Per-Alexander Charwat

Protección y conservación del agua

Como parte de nuestro afán por proteger y regenerar la naturaleza, intensificaremos los esfuerzos para preservar el agua. Actualmente, el 40 % de la población mundial se encuentra afectada por la escasez de agua y más de 2100 millones de personas consumen agua no potable. La seguridad de los recursos hídricos seguirá deteriorándose a medida que el impacto del cambio climático se sienta en la calidad del agua y en su disponibilidad en todo el mundo.

Implementaremos programas de administración del agua para las comunidades locales en 100 sitios ubicados en zonas con estrés hídrico para el año 2030. A tal fin, aplicaremos los conocimientos aprendidos del programa Prabhat en India, el cual garantiza que las personas de nuestros sitios y sus alrededores sigan teniendo acceso al agua a medida que la crisis climática los afecte.

El programa adopta un enfoque comunitario para la gestión del agua y no solo aspira a ayudar a los agricultores con las temporadas de cosecha, sino también a abordar la necesidad humana básica de fácil acceso al agua potable y limpia.

Asimismo, nos uniremos al 2030 Water Resources Group, patrocinado por el Banco Mundial, para contribuir al cambio transformativo y la creación de resiliencia en cuanto a la gestión del agua en mercados clave con estrés hídrico, tales como India, Brasil, Sudáfrica, Vietnam e Indonesia.

Photo by Unilever employee, Amrutash Nanda P

Aceleración de las medidas a través de un nuevo Fondo para el Clima y la Naturaleza

Con el fin de acelerar las medidas, nuestras marcas invertirán, en conjunto, mil millones de euros en un nuevo y exclusivo Fondo para el Clima y la Naturaleza, el cual utilizarán durante los próximos diez años para iniciativas tendientes a proteger y mejorar la salud del planeta. Entre ellas, podrían incluirse proyectos de restauración de paisajes, reducción de emisiones de carbono, reforestación y restauración de hábitats para la vida silvestre.

Esto se sumará a todo el excelente trabajo que ya venimos haciendo. Por ejemplo, la reducción de gases de efecto invernadero en los tambos de Ben and Jerry’s, la defensa de la energía limpia para todos por parte de Seventh Generation y el apoyo de Knorr a los agricultores para que cultiven alimentos de manera más sustentable.

“Nuestra responsabilidad colectiva en el abordaje de la crisis climática es impulsar una reducción absoluta de las emisiones de gases de efecto invernadero, y no simplemente centrarnos en contrarrestar sus efectos. Tenemos la capacidad y la determinación para lograrlo”, explica Marc Engel, director de la cadena de suministro de Unilever. “Pero eso solo no es suficiente. Si queremos tener un planeta saludable por muchos años más, también debemos cuidar la naturaleza: los bosques, la biodiversidad del suelo y los ecosistemas acuáticos.

“En la mayor parte del mundo, la inclusión económica y social de los agricultores y pequeños productores en la producción agrícola sustentable es el único promotor de cambio, y el más importante, para detener la deforestación, restaurar los bosques y ayudar a regenerar la naturaleza. Al fin y al cabo, son ellos quienes administran la tierra. En consecuencia, debemos empoderar a una nueva generación de agricultores y pequeños productores, y trabajar con ellos para lograr un cambio radical en la regeneración de la naturaleza”.

Rise for Climate march in San Francisco

Cómo devolverle la salud al planeta

La respuesta global ante la pandemia de COVID-19 nos ha permitido descubrir cómo podría verse una transformación fundamental. Hemos visto cuánto cambios radicales podemos impulsar cuando entendemos lo que está en riesgo y cuando las personas se conectan con lo que realmente valoran.

Mientras seguimos luchando contra la pandemia, debemos intensificar y acelerar nuestros esfuerzos por afrontar los dos desafíos más importantes de la actualidad: la crisis climática y la desigualdad social. Y esto nos involucra a todos. No solo a las entidades gubernamentales, las empresas y las ONG. A todos los ciudadanos del mundo.

Si nos preocupa el desarrollo humano y la protección de los recursos de la tierra, también debe preocuparnos el hallar una respuesta seria ante el cambio climático.

A través de nuestros nuevos compromisos, queremos hacer aún más para ayudar a restaurar la salud del mundo natural. Y si alguien osara pensar que no es un anhelo que valga la pena el esfuerzo, simplemente le preguntaríamos:

¿En qué planeta vive?

Volver arriba